Menú Cerrar

Por que no debemos regar durante el invierno?

¿Por qué no debemos regar durante el invierno?

Si nos encontramos en un territorio donde las lluvias son frecuentes, no hace falta regar durante el invierno. Ocurre igual en lugares donde la niebla es frecuente, ya que las plantas absorben de ella la humedad que necesitan.

¿Cómo regar la calefacción durante el invierno?

Si en tu casa la calefacción es superior a los 20 grados, también tendrás que regar durante el invierno. Riega con regadera, sin encharcar la maceta, únicamente cuando el sustrato esté completamente seco.

¿Cómo cuidar los geranios en el invierno?

Los geranios son plantas perennes que requieren un cuidado especial en el invierno ya que no sobreviven a heladas fuertes. Sin embargo, puedes hibernar tus geranios y replantarlos cada primavera. Corta tus geranios aproximadamente a la mitad de su tamaño original.

LEA TAMBIÉN:   Cuantas peliculas de Alvin y las ardillas?

¿Cómo guardar macetas de geranio en tu jardín?

Replanta en tu jardín durante la primavera, cuando ya no haya peligro de heladas. Las macetas de geranio se pueden guardar en un porche sin calefacción si las temperaturas nocturnas no descienden por debajo de los 7 a 10 °C (45 a 50 °F).

¿Cuál es el mejor momento para regar las plantas?

El mejor momento para regar las plantas es en la mañana, mientras todavía está fresco. Mientras más temprano mejor. Esto permitirá que el agua alcance las raíces de las plantas sin que se evapore debido al fuerte sol del mediodía.

¿Por qué regar el jardín por la noche?

Regar continuamente el jardín por la noche puede causar daños serios a las plantas. La humedad crea el ambiente perfecto para hongos y bacterias. El suelo suelto proporciona típicamente espacios para que el agua penetre de manera uniforme. Pero el suelo compactado impide que el agua penetre.

LEA TAMBIÉN:   Cuantos HP tiene el tractor Massey Ferguson 292?

¿Cómo dejar de regar de golpe el jardín?

No debes dejar de regar de golpe el jardín hasta que llegue el frío de verdad y haya menos problemas con la evaporación del agua. Ve reduciendo la cantidad de agua poco a poco hasta que el frío hiele el suelo o haga que el césped quede adormecido y deje de crecer.